Descubrimos cuáles son las hortalizas más fáciles de cultivar y creamos un espantapájaros con materiales reciclados

Preparamos nuestro huerto: Cuáles son las hortalizas más fáciles de cultivar

En nuestro propio huerto urbano podemos plantar una gran variedad de semillas distintas. Eso sí, siempre hay hortalizas que son más fáciles de que crezcan fuertes y sanas que otras. Es cierto que nos gustan los retos, pero si podemos apostar por cultivar aquellas hortalizas que no necesitan condiciones climáticas muy concretas, mejor. Por eso, hoy te hablamos de algunas de las verduras más fáciles de cultivar en casa y sus beneficios.

1. Tomates

Este fruto originario de Ecuador, Perú y el norte de Chile es uno de los alimentos más fáciles de cultivar y suele ser habitual entre quienes se inician en la aventura de crear un huerto casero. La diferencia entre el sabor de un tomate cultivado en casa y el del que compramos en el supermercado puede llegar a ser abismal.

Sus ventajas para nuestra salud son muchas. Tiene una altra cantidad de potasio y fósforo, así como de antioxidantes y vitaminas A, C y E. Los expertos aconsejan cultivar esta hortaliza en un lugar con mucha luz  y regarla en pequeñas cantidades, un par de veces a la semana.

Es importante que la plantes a bastante profundidad, ya que desarrolla raíces largas y abundantes.

2. Zanahorias

Otra de las hortalizas más fáciles de cultivar, y con altas propiedades nutritivas, es la zanahoria. En este caso, lo más importante es mantener la humedad de la tierra. Las zanahorias son ricas en vitamina A, antioxidantes y fibra.

Suele decirse que es buena para la vista pero, además, si se come cruda fortalece los dientes y las encías. Pueden sembrarse a lo largo de todo el año y crecen sin gran dificultad.

3. Espinacas

Tanto las espinacas como las coles y el brócoli son relativamente fáciles de plantar en casa. En el caso de las espinacas, se pueden cultivar separadas por unos 30 centímetros de distancia entre sí, o esparciendo las semillas en maceteros.

Prefiere los suelos húmedos, aunque puede crecer en cualquier tipo de suelo, siempre que éste tenga suficiente materia orgánica. Necesita poco calor y sol.

Es un alimento muy aconsejable por su alto nivel nutritivo. Y es muy resistente: puede sobrevivir al invierno y consumirse en primavera.

4. Guisantes

Los guisantes aportan muchos minerales (potasio, fósforo, calcio, hierro), fibras, azúcares, hidratos de carbono y proteínas, además de vitamina A.

Se pueden cultivar principalmente en otoño, en un clima fresco, sin demasiado calor, y se adaptan bien en todo tipo de suelos.

Creamos un espantapájaros con materiales reciclados

Aunque en la mayoría de casas, los huertos son pequeños y estás resguardados, nunca está de más poner algún tipo de protección para evitar que algún animal con malas intenciones pueda estropearnos el trabajo de mucho tiempo. Por eso, hemos pensado que sería una buena idea explicaros cómo construir un espantapájaros casero para tu huerto. De esta manera, lo protegeremos pero también haremos que este sea más divertido y bonito.

Así que, hoy, vamos a ensañarte cómo hacer un espantapájaros casero a partir de elementos muy sencillos y reciclados. Sólo tenemos que mirar qué tenemos en casa y ver qué nos puede servir para construirlo.

Materiales:

· Cartulinas recicladas
· Tijeras
· Rotuladores
· Pegamento
· Palos de madera
· Cinta de paja

A continuación, tienes los pasos a seguir para crear los mejores espantapájaros para tu huerto urbano: