Descubrimos el Futurismo y representamos el movimiento en un cuadro

Futurismo, la rapidez de la vida moderna

En la Italia de principios del siglo XX se creó un grupo proveniente de todas las disciplinas artísticas e impulsado por el poeta Filippo Tommaso Marinetti. El objetivo era modernizar la cultura italiana, rompiendo con la tradición, el pasado y los signos convencionales de la historia del arte.

Palabras como velocidad, máquina, transformación, dinamismo, ruido, guerra… entran de lleno en el vocabulario artístico a través de las investigaciones plásticas de este movimiento. Para los futuristas, los museos eran ‘cementerios en donde se expone un arte caduco’. Nada del pasado merecía ser conservado. Su arte valora la originalidad, por encima de todo.

Si observamos los primeros cuadros futuristas, la deuda con el cubismo parece más que evidente. Sus formas geométricas, los diferentes puntos de vista de un mismo objeto, las gamas cromáticas… recordaban, inevitablemente, a la manera de hacer del cubismo. 

Por eso, su intento de plasmar la transformación, el cambio, la velocidad… llevo a los futuristas a pintar la relación del tiempo con el espacio, reflejar y capturar el movimiento de la vida. Lo hicieron  representando los objetos sucesivamente, pintándolos en varias posiciones, mediante secuencias compuestas.

¿Te atreves? ¡Representamos el movimiento en un cuadro!

Hoy tenéis la misión de poneros en la piel de los grandes pintores futuristas del siglo XX. Por eso, te proponemos un reto divertido y nuevo. ¿Te atreves a representar el movimiento en un papel? Sólo tienes que coger papel y lápiz y pensar la respuesta a estas preguntas: 

¿Cómo pintaríais vosotros una persona que está corriendo?, ¿una señora paseando con un perro? o ¿cómo pintaríais una pelota que bota? Seguro que empezaréis a darle mil vueltas a la cabeza… pero estamos seguros que sabréis hacerlo.

Os damos algunas ideas. En el centro del papel podéis pintar la silueta de un deportista, un coche, una bici, una moto, una bailarina. Cuando ya lo tengáis hecho, sólo tenéis queda representar el movimiento repitiendo parte de la silueta y trabajando el color con distintas intensidades. Esta es la esencia del futurismo… ¿a qué mola?