Descubrimos cómo crear tu propio arco iris y rebrotar hortalizas sin semillas

Creamos un arco iris: entendemos cómo se forman

Hoy te proponemos un experimento súper fácil que te dejará sin palabras. Estamos seguros que en esos días de lluvia que sale sol y se forman los famosos arco iris… te los quedas mirando durante horas. Son innegablemente preciosos y espectaculares. Cuando ves todos esos colores en el cielo… seguro que te preguntas cómo y por qué se han formado de esa manera. Pues hoy, lo vamos a descubrir. Vamos a crear nuestro propio arco iris. ¡Atento!

Para crear tu propio arco iris, necesitarás los siguientes materiales:

  • Un vaso de agua
  • Espejo
  • Tijera
  • Habitación con poca luz
  • Linterna

¿Cómo lo hacemos?

Coloca un vaso de agua sobre una mesa y luego pon el espejo en su interior en un ángulo. Asegúrate de que la habitación esté totalmente a oscuras. Ahora, coge la linterna y dirige la luz hacia el espejo que está dentro del vaso de agua. Observa cómo aparece un arco iris en el ángulo de tu espejo. ¡Ajusta el ángulo del espejo como quieras!

¿Sabes por qué sucede esto? Un arco iris es un fenómeno óptico que aparece como una banda de colores en un arco, como resultado de la refracción de los rayos del sol por la lluvia. Cuando el sol brilla sobre las gotitas de agua en la atmósfera se forma un arco iris.

La luz viaja en diferentes ondas, donde la longitud de cada una dependerá del color. Cuando se retrae la luz, los diferentes colores se refractan y se doblan en cantidades diferentes también. Por esta razón, vemos diferentes colores en un espectro cuando hay un arco iris.

Hortalizas que sólo tendrás que comprar una vez para tu huerto

Seguro que en la cocina de tu casa nunca faltan ajos, cebollas, lechuga, tomates… Pero… ¿sabías que todos estos vegetales los puedes cultivar tu mismo en casa, sin tener que comprar semillas?

Hoy te explicamos algunos ejemplos de alimentos que son realmente fáciles de volver a hacer crecer en tu casa, a partir de las sobras que quedan. Vegetales que compras sólo una vez y que puedes volver a hacer que crezcan para siempre:

  • Ajos: Plantar un ajo entero.
  • Apio: Plantar su base.
  • Piña: Plantar sus hojas verdes.
  • Aguacate: Plantar su hueso.
  • Zanahorias: Coger la parte de arriba y meterla en agua unos días.
  • Calabaza: Plantar las semillas que lleva dentro.
  • Aloe vera: Plantar sus hijuelos.
  • Lechuga: Colocar la base en un recipiente con agua y luz natural.
  • Jengibre: Plantar una pieza de rizoma de jengibre.
  • Cebolla: Aprovechar la parte que suele desecharse de la cebolla.