Conoce lo secretos del graffiti en Barcelona

Hace muchos años, Barcelona era la capital mundial del graffiti. Allí se congregaban personas con un gran talento para este tipo de arte. Una de las ciudades donde el movimiento se expresaba con más fuerza. El problema fue que, durante muchos años, en la Ciudad Condal, el graffiti estaba considerado vandalismo.

En cambio, ahora, se está intentando recuperar la importancia que ha tenido este tipo de arte, en parte, gracias a dos asociaciones catalanas: Rebobinart y Bombcelona. De hecho existe un proyecto, Murs Lliures (Muros libres) para liberar espacios no usados con el objetivo de fomentar la creatividad. Pero no son los únicos.

Un arte que no muere, ya que hay graffitis que llevan décadas fijados en paredes y, además, también aparecen nuevos constantemente. Pero eso, en Barcelona hay tres paradas obligatorias: el Hospital de la Santa Creu (Raval), Santa Llúcia (Ramblas) y la calle Petritxol (paralela a la Ramblas).

De la mano de Trepax Collective o el Xupet Negre, el Street Art llegó a Barcelona a finales de los 80 y, sin duda, se consolidó con la fundación de la empresa de botes de spray de Montana Colors en 1994. Esto facilitó que el material fuese accesible para la nueva generación de artistas que se venía.

Después de las Olimpiadas Barcelona de 1992, la ciudad se convirtió a ojos del mundo en una ciudad moderna y abierta. Eso atrajo a gente de todo el mundo, que enriqueció aún más el panorama graffitero de la Ciudad Condal.

No lo dudes y este verano… ¡crea tu propia ruta del graffiti en Barcelona! Conoce la historia de cada mural y el porqué de su significado a través de sus famosas calles. Aunque no lo parezca, cada graffiti esconde una historia por descubrir. ¿Te animas?