Empezamos el día con una sonrisa: ¡hacemos mermelada de tomate!

En verano es cuando disfrutamos de verdad de los tomates. Gracias al calor, su textura y sabor son increíbles. Pero… cuando el calor se va y llega el frío, cuesta encontrar tomates sabrosos y gustosos. Por eso… una opción genial es hacer mermelada de tomate con esos tomates que nos sobran y que todavía son deliciosos.

¡Atrévete con la mermelada casera! Es muy fácil de elaborar y queda perfecta en una infinidad de recetas. Es una apuesta segura para tenerla en nuestra despensa. Acompáñala con unas rebanadas de pan tostado con queso de cabra, por ejemplo. ¡Te encantará!

No es fácil encontrar una receta de mermelada de tomate buena y saludable… pero nosotros la tenemos. La hemos sacado del blog de Claudia&Julia, nos encanta todo lo que hacen. ¡Son unas cracks!

Venga, ¡vamos a por ella!

Ingredientes (para 2-3 botes)

  • 1 kg de tomates maduros
  • 500 gr de azúcar moreno
  • Zumo de medio limón

Elaboación

  1. Primero lavamos bien los tomates y realizamos un corte en forma de cruz en su superficie. Los escaldaremos en agua hirviendo durante un par de minutos para poderlos pelar con facilidad.
  2. Una vez escaldados, cortamos los tomates en cuatro y los ponemos en una olla. Después añadimos el azúcar y el zumo del medio limón.
  3. Lo ponemos a fuego fuerte y en cuanto comience a hervir, bajamos el fuego a temperatura media y lo dejamos unos 40-45 minutos mientras vamos removiendo, o hasta que veamos que espesa ligeramente.
  4. Para comprobar si hemos conseguido el punto adecuado de cocción, ponemos en un plato frío una cucharada de mermelada de tomate, si se mantiene sin desparramarse, estará lista.
  5. Ahora sólo queda envasar la mermelada en botes de cristal aptos para envasado al vacío para que los podamos mantener de fondo de despensa.