Descubrimos uno de los genios más brillantes de la historia y por qué tienen rayas las cebras

Leonardo da Vinci, uno de los genios más brillantes de la historia

Leonardo Da Vinci nació en Vinci, en 1452. Por eso se llama Leonardo – “de” – Vinci. Fue pintor, escultor, ingeniero, inventor, arquitecto, urbanista, botánico, músico, anatomista, cocinero, filósofo, humanista, naturalista, caricaturista… Por eso la expresión «el hombre del renacimiento», hace referencia a alguien capaz de hacer muchas cosas.

Estudió con Verrocchio, famoso pintor de esa época. En su estudio, entró de aprendiz, limpiando los pinceles, pero enseguida empezó a aprender dibujo, colores, técnicas, química, fundición, pintura… Seguro que conocéis dos obras suyas muy conocidas: La Gioconda y la Mona Lisa.

Como inventor, inventó el helicóptero, el tanque, el submarino, el coche… pero no pudo construirlos porque en su época no existían todavía los materiales adecuados. También era zurdo y, en el siglo XV, se les ataba el brazo izquierdo a la espalda para obligarles a usar la mano derecha.

Leonardo aprendió a usar las dos manos; a menudo escribía con la zurda y, como no había bolígrafos, sino que se escribía con tinta y pluma, lo hacía de derecha a izquierda para no emborronar lo que escribía. Eso le vino muy bien para que no le copiaran sus inventos, porque nadie entendía lo que escribía.

¿Por qué las cebras tienen rayas?

Seguro que muchas veces te has preguntado por qué las cebras tienen rayas… ¿a que sí? La verdad es que el diseño morfológico de estos animales es precioso pero… ¿para qué sirve? Pues para disuadir a insectos voladores que chupan la sangre.

Nada en la naturaleza es al azar. Las características del pelaje y la piel de los animales, en las que los humanos podemos encontrar un sentido estético, suelen tener una utilidad evolutiva.

En el caso de las rayas de las cebras, no estaba tan claro. Su origen era todavía enigmático hasta el año pasado: un estudio publicado por la revista PLOS ONE el 20 de febrero de 2019 nos lleva un paso más allá en la respuesta de esta desconcertante cuestión: las cebras tienen rayas para evitar a los parásitos que chupan la sangre.

El estudio demuestra que, pese a que las rayas no disuaden a las moscas desde la distancia, sí lo hacen en distancias cortas.