BOBOLI 19-F26-2399

Vacaciones, diversión y… ¡lectura!

En verano es esencial que los niños estén entretenidos, que disfruten de sus días libres y que aprendan cosas nuevas. Con casi tres meses de vacaciones es necesario organizar actividades que tengan algún componente didáctico. Por este motivo, la lectura es una actividad muy presente en verano. Es muy importante que los niños ocupen parte de su tiempo a leer y crear historias para ejercitar su imaginación y su mente.

No importa la temática, siempre que sea apta para su edad. Lo importante es que se sientan a gusto con ese libro y tengan ganas de abrirlo para sumergirse en el mundo de la fantasía y las historias infinitas. Puede ser una buena opción ir juntos a la biblioteca o a una librería para que se nutran de lugares llenos de libros y se les despierte la curiosidad. En definitiva, dejarse enamorar por los libros y todas las sorpresas que hay por descubrir.

BOBOLI 19-F25-2300

No podemos dejar de estimular sus habilidades lectoras. Es muy necesario que las ejerciten a diario porque, con tantos meses de vacaciones, las pueden perder. Cuando la capacidad lectora se interrumpe durante un amplio periodo de tiempo, puede verse afectada cuando en septiembre, con la vuelta al cole, se vuelva a iniciar el proceso. El objetivo es convertir el hábito de leer en una actividad divertida y no en una obligación.

Los libros son un pilar fundamental en el desarrollo cognitivo y emocional de los más pequeños. Subirse al tren de la lectura desde pequeños aporta todo tipo de conocimiento. Conseguir que los más pequeños de la casa cojan este maravilloso hábito generará muchos beneficios a la hora de estudiar y aprender. Está comprobado que los niveles de atención y concentración aumentan considerablemente.

Y no nos olvidamos de una de las cosas más importantes: la imaginación. No hay nada mejor que dejarse transportar por mundos diferentes e interesantes y poder crear tu propia historia. Su capacidad creativa ¡te sorprenderá!