Meowww

Un gato es mucho más que una mascota. Tienen mucho carácter, son bastante independientes, curiosos y muy creativos. Convivir junto a un gato es una manera de desarrollar las capacidades afectivas de niños y niñas. Y además, nos enseñan muchas cosas como la empatía, el juego y la responsabilidad.
¡Miaaaau!

Caricias y positividad a cuatro patas

Son muchos los beneficios para los peques de criarse junto a estos felinos. Hacen que nuestro estado de ánimo sea más positivo y son de gran ayuda para superar problemas como la tristeza, el estrés o la ansiedad.

¿Sabías que acariciarlos estimula los niveles de serotonina y dopamina? Otra de sus curiosidades es que la caspa de su piel hace que los niños y las niñas sean más resistentes a los alérgenos, una gran ventaja.

Tu responsabilidad es... ¡jugar!

Tener un gato es tener una gran responsabilidad, pero también es muy divertido. Hay que alimentarles equilibradamente, cuidar de sus aseo y su arenero, y sobre todo, hay que jugar con ellos para que se mantengan saludables.

Les encanta trepar, rascar y cazar, así que para estimularlos hay que usar la imaginación y juguetes como rascadores, cuerdas o muebles especiales.

SPRING SUMMER
COLLECTION 2022
#DiscoverMalouWithBoboli