Descubrimos la técnica marbling y a qué distancia puede escucharse el rugido de un león

¿Conoces la técnica marbling? Hoy te enseñamos a hacer papel de aguas

El papel de aguas es una técnica tradicional que utilizaban los encuadernadores para las cubiertas de los libros cuando la impresión en color aún no existía. Hoy vamos ha enseñarte una manera muy sencilla y divertida de hacer tu propio papel para decorar tus libretas y cuadernos.

Para hacer el papel de aguas necesitamos:

  • Pintura al óleo
  • Disolvente
  • Un palito
  • Recipientes pequeños para mezclar
  • Un recipiente con agua
  • Papel para pintar
  • Papel absorbente

¿Estás preparado para hacer magia?

  • En un pequeño recipiente echamos un poquito de pintura de óleo y lo mezclamos con la misma cantidad de disolvente.
  • Ahora, echamos la mezcla en el recipiente con agua y veremos como va variando la forma sin necesidad de moverlo. Si cogemos el palito y lo mezclamos en el agua, las manchas ya van adoptando otra forma.
  • Cuando lo tengamos listo, deslizamos el papel sobre la superficie del agua. Aquí, la técnica consiste en mover la hoja de papel de arriba hacia abajo pasando toda su superficie por el agua coloreada. ¡Y listo!
  • Si te apetece ponerle otro color, sólo tienes que seguir los mismos pasos. ¿Has visto qué fácil? Estamos seguros que te convertirás en el más molón de la clase con tus libretas personalizadas con la técnica marbling.

¿Sabes a qué distancia puede escucharse el rugido de un león? ¡Te lo contamos!

¿Sabías que el rugido del león es el más potente de todos los felinos y se puede escuchar a 8 kilómetros de distancia?

¿Sabes por qué? Pues es una manera de comunicarse con otros miembros de sus manadas, que pueden llegar a estar formadas por unos 40 individuos. También es una forma de que otros leones sepan que el territorio está ocupado y da una idea del tamaño del espacio que llegan a controlar estos felinos, que son los segundos más grandes después de los tigres.

Los leones comienzan a emitir su rugido cuando tienen alrededor de un año y lo perfilan por imitación de los adultos. Pero no consiguen que esta poderosa seña de identidad empiece a sonar como un ruido sobrecogedor hasta que no cumplen los dos años. El secreto de la fuerza del rugido del león está en la forma de sus cuerdas vocales: en otras especies tienen forma triangular, pero en los leones son aplanadas y cuadradas.

Esa configuración permite que el tejido se mueva con más facilidad cuando pasa el aire y que el rugido sea muy estridente con una presión baja en los pulmones. ¿Increíble, verdad?