Descubrimos la pintura cubista, sus autores y la música clásica a través de la lectura

¡Ya estamos de vuelta! Después de nuestros 40 posts con el #stayathomewithboboli, iniciamos una nueva etapa con todos vosotros: #descubrimoscosasjuntos. Queremos que sigas aprendiendo, divirtiendo y descubriendo con nosotros.

Tenemos muchas ganas de seguir dándote ideas de manualidades, decoración, recetas, lectura, reciclaje… y contaros un poco más sobre escritores, científicos, historia… no te preocupes que a nosotros las ideas no se nos acaban. Queremos seguir a tu lado. ¿Nos acompañas?

El cubismo, sus formas y sus autores

Hoy es queremos hablar del cubismo, un movimiento artístico que rompe con la estructura del arte tradicional como lo conocemos. La fotografía hizo que se transformase una de las funciones principales de la pintura: representar la realidad de manera fiel. Picasso y otros muchos pintores de principios del s.XX se dieron cuenta de que la fotografía ofrecía algo que hasta entonces había añorado la pintura. Tanto el retrato como el paisaje pueden ser representados de forma fidedigna y sin perder detalle por el fotógrafo.

Por tanto, para ellos no tenía sentido que la pintura siguiera intentando ser una captación realista de la naturaleza sino que debía adaptarse para intentar representar aquello que la fotografía no podía alcanzar.

¿Sabes qué más llama la atención cuando miras un cuadro cubista? Que no se puede diferenciar lo que está en el fondo de lo que es primer plano porque precisamente lo que hacen los cubistas es anular la tercera dimensión, adelantando el fondo para generar una dimensión plana, donde todo se agolpa en un primer plano, con el mismo valor perceptivo. En los cuadros cubistas desaparece la perspectiva tradicional en la búsqueda de una perspectiva múltiple.

Los artistas más importantes del cubismo fueron Pablo Picasso,  pintor y escultor español representante del cubismo; Alexander Archipenko, que transportó el estilo cubista a esculturas; Marcel Duchamp, innovó en el arte cinético y arte prefabricado; Georges Braque, sus obras tienen figuras planas y colores brillantes y Juan Gris, considerado uno de los mosqueteros del cubismo.

Pero… ¿por qué le llamamos Cubismo?

Su nombre lo puso el crítico francés Louis Vauxcelles  y lo hizo de una manera absolutamente despectiva pues según él, las obras de Picasso, Braque y Gris habían acabado convirtiéndose en una suma de pequeños cubos. Si quieres saber más sobre el cubismo, sus obras y autores, no dudes en consultar estos libros.

¿Te animas a crear un cuadro cubista? Sólo necesitas una brik de zumo o leche vacío. De una caja nunca se pueden ver todas caras al mismo tiempo, pero utilizando la definición del cubismo podemos mostrar las otras tres caras ocultas, es decir todas.

¿Cómo lo hacemos?

1. En cada cara del brik tienes que dibujar con regla y bolígrafo, triángulos o polígonos de cualquier tamaño.

2. Cuando los tengas dibujados, abre la caja para recortar mejor las formas que hecho.

3. A continuación, coloca las formas geométricas en un papel (sin pegar) de la manera que más te guste. Cuando estés seguro de su disposición, pégalos.

4. Cuando los tengas pegados, puedes decorar el fondo con dibujos y colores.

¡Y ya tendríamos nuestro cuadro cubista!

La música clásica a través de la lectura: Las cuatro estaciones en un día

No podíamos dejar de hablaros de esta fantástica y emocionante serie de libros para ir introduciéndote a la música clásica a través de la historia de Antonio Vivaldi, un compositor italiano perteneciente al Barroco y es, junto con Bach, Haendel o Purcell, una de las figuras claves de este periodo histórico. A él le debemos, entre otras muchas cosas, haber establecido las pautas del concierto tal y como entendemos este género musical hoy día.

‘Las cuatro estaciones en un día’, es un álbum ilustrado por Jessica Courtney-Tickle, escrito por Katie Cotton. En esta lectura, junto con Anabel y su perro Chispa, nos adentramos en un viaje a través de las cuatro estaciones del año, acompañados de la música de Vivaldi. En cada página tendrás la oportunidad de pulsar un círculo en el que se puede escuchar un fragmento de esta partitura.

Cada una de las páginas nos habla acerca de la estación del año que nos ocupa viendo los cambios de tiempo que se experimentan y qué hacemos en cada una de las estaciones, siempre acompañados de la música de Vivaldi. Además realiza una comparación entre las estaciones y el paso del día, haciendo así entender que al igual que el día empieza y termina para volver a amanecer de nuevo, también las estaciones tienen su “ciclo” para volver a comenzar.