Descubrimos el padre de la Teoría de la Evolución y el poder de la luz

Charles Darwin, pasión por la naturaleza

Charles Robert Darwin es considerado el padre de la Teoría de la Evolución, una de las teorías científicas más importantes y de mayor trascendencia en la historia de la humanidad. Darwin y Alfred Russel Wallace propusieron el concepto de selección natural como base de la evolución de todas las especies que han vivido y viven en nuestro planeta.

En 1825, Darwin ingresó en la Universidad de Edimburgo para estudiar Medicina y seguir los pasos de su padre. Pero a él no le interesaba la Medicina y, tras un par de años decidió, junto a su padre, ir al Christ’s College en Cambridge para realizar la licenciatura en Artes y llegar a ser pastor anglicano.

Cuando terminó sus estudios, Darwin tenía claro que quería dedicarse a la investigación de la naturaleza. Por eso embarcó en el HMS Beagle para una misión que durante cinco años le llevaría a América del Sur, África y Oceanía. Durante este viaje Darwin pudo estudiar y recolectar muchas especies tanto marinas como terrestres. Poco a poco, Darwin comenzó a desarrollar una idea: una hipótesis sobre el origen de las especies.

Poco a poco fue cristalizando en su mente la idea de que la diversidad biológica se debe a que las especies han ido evolucionando a lo largo del tiempo mediante un proceso de selección natural. Esta evolución permite la adaptación de los seres vivos a los constantes cambios que sufre su entorno

¿Qué es la teoría de la evolución?

La teoría de la evolución es un conjunto de ideas y evidencias científicas que proponen un modelo que explica la diversidad de las especies biológicas en nuestro planeta.

Experimento Darwin: El poder de la luz

¿Quieres convertirte en un autentico científico y realizar uno de los experimentos más famosos de Darwin? Hoy vas a tener la oportunidad de hacerlo. Tienes que estar muy atento. Darwin constató cómo el tallo de una planta, Phalaris canarienses, se doblaba hacia la luz de una lámpara.

«Nos sorprendió ver como la parte superior determinaba la dirección de la curvatura de la parte inferior», escribió Darwin en su libro «El poder del movimiento en las plantas», que escribió junto a su hijo Francis.

Para probar si la parte superior del tallo era la parte sensible a la luz, el biólogo cubrió la punta de material opaco. El resultado fue que la planta ya no se doblaba hacia la luz.

Tú puedes hacer el mismo experimento: observa cómo se dobla el primer brote hacia la luz de una lámpara, y luego cubre la punta con papel de aluminio para ver la diferencia.

En este experimento, «la idea clave de Darwin es que la parte de una planta que responde a un estímulo, en este caso la luz, no necesariamente es la misma parte que percibe el estímulo». Darwin había descubierto en efecto las hormonas de las plantas, que siguen siendo una de las áreas más activas de investigación en fisiología vegetal.