Descubrimos el lugar más bonito del mundo y una pasta espectacular

El lugar más bonito del mundo: amistad, respeto y solidaridad

El libro que os recomendamos hoy, de la escritora estadounidense Ann Cameron, es perfecto para explicar en qué consiste el valor de la amistad, el respeto y la solidaridad. ‘El lugar más bonito del mundo’, se recomienda a partir de los 8 años, cuenta la historia del pequeño Juan que vive en San Pablo, un pueblo en las montañas de Guatemala.

Después de ser abandonado por su madre, se va a vivir con la abuela quien le enseña a trabajar y a valorar lo que tiene. La abuela lo apoya para ir a la escuela y crea en él la conciencia de que el lugar más bonito del mundo puede ser cualquiera, mientras esté orgulloso de ser quien es y de lo que hace.

Esta lectura hará que conozcas y reflexiones algunas de las circunstancias tan difíciles en las que viven otros niños de tu edad. A continuación, te dejamos una frase del libro que nos ha enamorado: «…allí donde hay alguien a quien se quiere muchísimo y donde hay alguien que nos quiere de veras, ese sí que es el lugar más bonito del mundo.»

La pasta nunca falla: Espaguetis con salsa casera de tomate y berenjena

Si hay un plato que nunca falla es, sin duda, la pasta. Es muy difícil no acertar con ella… y es que, además de estar buenísima, tiene infinitas opciones de preparación… ¡en la variedad está el gusto! Todos tenemos que saber preparar un buen plato de pasta… es un must.

La receta que te proponemos hoy es de nuestra querida Beingbiotiful, que nunca deja de sorprendernos. Los espaguetis que prepararemos hoy llevan una salsa de tomate y berenjena servidos con burrata y una ensalada súper fresquita de pepino. Para que disfrutes del verano a tope.

Ingredientes (4-6 personas)

Para la pasta:

  • 340 g de espaguetis integrales
  • 1 berenjena mediana
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cebollas
  • 5 dientes de ajo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • 1 cucharadita de tamari
  • 400 ml de tomate pelado
  • Albahaca
  • 1 puñado de tomates cherrys cortados en 2
  • 1 burrata
  • Una pizca de pimienta

Para la ensalada:

  • 1 pepino
  • 125 ml de yogur griego
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Pimienta

Elaboración

  • Limpia y corta en daditos la berenjena. Dórala en una olla grande unos 8 minutos con un poquito de aceite de oliva, mezclando de vez en cuando, hasta que esté hecha. Reserva.
  • En la misma olla, añade aceite de oliva y pon las cebollas finamente picadas. Caramelízalas unos 10 minutos a fuego medio, sin que se doren. Añade sal y ralla los dientes de ajo. Dora 2 minutos. Añade el concentrado de tomate y tamari y dora dos minutos a fuego medio para que se mezcle todo bien.
  • Añade el tomate, rompe los tomates con la espátula, baja el fuego y cocina unos 20 minutos, sin tapar a fuego medio, o hasta que la salsa se haya reducido y espesado. Añade las berenjenas hacia el final y cocina 5 minutos más. Prueba y rectifica a tu gusto. Añade albahaca fresca al final.
  • Cuando la salsa esté casi, pon agua a hervir con sal. Cocina la pasta al dente, escurre y guarda 80 ml de agua de cocción. Vierte la pasta escurrida en la salsa, el agua de cocción y no pares de mezclar hasta que este todo bien impregnado de salsa, añade los tomates cherrys y mezcla. Sirve en platos con un poco de burrata por encima, pimienta y un chorrito de aceite de oliva.
  • Para la ensalada, corta el pepino en rodajas y cada rodaja en medio luna. Pon en un pon, y mezcla con el yogur griego, zumo de limón, sal y pimienta. Puedes añadir menta fresca troceada. Sirve la pasta con la ensalada de pepino.