Descubrimos a pintar burbujas y una curiosidad de las hormigas

¡Pintamos con burbujas!

Hoy te proponemos una actividad sencilla, rápida y muy divertida. ¿Y si te decimos que te enseñaremos a pintar increíbles cuadros con burbujas de jabón? Con nosotros aprenderás cómo hacer el líquido para crear burbujas y cómo mezclar la pintura para crear efectos y texturas impresionantes.

Materiales:

  • Recipiente
  • Agua
  • Pintura
  • Jabón de lavaplatos
  • Azúcar
  • Champú de pelo

Pasos a seguir:

  1. Mezcla en un recipiente 1 parte de agua, 1/2 parte de jabón de lavaplatos, 1/4 de gel para el pelo y 1/8 de azúcar.
  2. Remueve muy despacio para que se mezcle todo el líquido sin levantar muchas burbujas.
  3. Lo dejamos reposar unas horas para que la mezcla quede perfecta.
  4. Una vez listo, le añadimos poco a poco la pintura acrílica.
  5. ¡Y listo! Ahora sólo queda empezar a crear cuadros espectaculares de burbujas de colores.

Para elaborar tus cuadros puedes utilizar palitos de burbujas o pajitas de plástico (una para cada color). Sólo tienes que hacer burbujas encima de la cartulina y cuando exploten se quedarán marcadas en el papel. O bien soplando en el recipiente con la pajita para hacer muchas pompas y poner después el papel encima de la mezcla. Tienes que ir con mucho cuidado para que la mezcla no acabe dentro de tu boca. Esta actividad la tenéis que hacer siempre con un adulto.

¿Sabes cuántos estómagos tienen las hormigas?

La parte más extraña del cuerpo de una hormiga es indudablemente su estómago. ¿Sabías que las hormigas tienen dos estómagos separados con diversas funciones?  El primero, el buche, recibe y preserva los alimentos para las otras hormigas. Debido a su papel este estómago lo llaman «estómago social».

El alimento va inicialmente en el buche y de allí, si la hormiga tiene la necesidad de alimentarse, aspira hacia un segundo estómago. Cuando las obreras vuelven al hormiguero con el buche lleno de alimento, se lo dan a la reina, los jóvenes y las hormigas que quedan en el hormiguero.