piscina

Juegos divertidos y didácticos, la combinación perfecta para un verano genial

Para los más pequeños, el verano es la mejor época del año. El tiempo libre es el protagonista de vuestros días y es muy importante encontrar juegos divertidos y didácticos para que sigáis aprendiendo en vacaciones. Entretenimiento y aprendizaje son la combinación perfecta. Por eso, los juegos de mesa nos permiten disfrutar en familia pero también nos ayudan a trabajar contenidos lingüísticos de manera divertida y diferente.

Existen infinitos juegos para poder pasarlo en grande y, a la vez, trabajar la lectura, escritura y la ortografía. Además, la mayoría son sencillos y ágiles. Y ya no sólo lo son los propios juegos, sino que leer o debatir las normas, también forma parte del aprendizaje. La comprensión lectora empieza desde antes de empezar a jugar, ¡todo un reto!

Por este motivo, en boboli queremos darte ejemplos e ideas para que puedas jugar en casa, en la piscina o ¡dónde quieras! Sólo necesitas papel, lápices e imaginación:

  1. Atrapa las palabras: Tienes que coger tantos papeles como letras tiene el abecedario y apuntarlas (una en cada papel). Luego, al azar, tienes que escoger 12 para cada tanda y lanzarlas encima de la mesa. El objetivo es formar palabras y ser el más rápido en hacerlo. ¡Te encantará!
  2. Historia polivalente: Es hora de trabajar la imaginación para practicar nuevo vocabulario y la expresión escrita. Tienes que inventarte una historia y escribirla en un papel. Después la tienes que explicar al resto de participantes.
  3. Objetos misteriosos: Uno de los participantes tiene que escoger un objeto al azar y escribirlo en un papel. Los demás tienen que adivinar cuál es a través de preguntas y respuestas.
  4. Letras mágicas: Al azar tenéis que escoger una letra y una temática. Cuando la hayas escogido, tienes un minuto para apuntar todas las palabras relacionadas con el tema en cuestión y que empiecen por la letra acordada. Es un juego de rapidez y habilidad.
  5. Memorízame: Entre todo el equipo tenéis que escoger una letra. Una vez la tengáis clara, cada uno de vosotros tiene que decir una palabra que empiece por esa letra y, a la vez, decir también las de los compañeros. El juego se acaba cuando uno de los participantes tiene un lapsus y se olvida de alguna de las palabras.

Ya lo veis, estos juegos son súper fáciles, divertidos y didácticos. No lo dudes y encuentra momentos este verano para practicarlos con toda la familia. La comprensión lectora, expresión oral, el vocabulario… son muy importantes cuando estáis creciendo y formándoos. ¿Qué hay mejor que divertirse mientras aprendes? ¡Nada!